Todos los beneficios que conseguirás si optas por implantes dentales

 En General

Quizás ya sea momento de decir adiós a tu vieja dentadura o por fin te has decidido a ponerte implantes dentales para volver a saborear mejor la comida y disfrutar con cada bocado.

Sabemos que un tratamiento de implantes dentales no es nada barato, pero merece la pena. Por ello, queremos mostrarte una vez más todas las ventajas de este tipo de tratamientos dentales, con el que volverás a comer y sonreír como antes.

Sentirás que tienes dientes naturales

Los implantes dentales tiene grandes ventajas, pero una a destacar y que se ve a simple vista, es el aspecto tan natural que ofrecen. El nuevo diente va a nivel de la encía, por lo que nadie notará la diferencia entre los reales y la restauración.

Tienes que saber que los implantes dentales se comportan como dientes naturales, algo que no sucede con otros tratamientos dentales, ya que facilitan la capacidad masticatoria.

De esta manera, el paciente no notará diferencia y podrá comer con completa normalidad, ya que el diente se adhiere al hueso de la mandíbula como una raíz natural, lo que le da gran estabilidad y firmeza.

Si los cuidas y te cuidas, durarán toda la vida

La vida útil de un puente dental puede estar alrededor de los 5 años, dependiendo claro está de cada persona. En cambio, los implantes dentales pueden funcionar para toda la vida si se cuidan bien y cuidamos nuestra salud.

Y es que, el implante está hecho de titanio y se integra con la mandíbula. Es biocompatible, lo que significa que no es tóxico y no será rechazado por el cuerpo.

Previenen la pérdida del hueso

Como ya te hemos contado en más de una ocasión, ante la ausencia del diente, el hueso de la mandíbula se irá deteriorando en el espacio vacío debido a la falta de estimulación. Por ello, si no se coloca un implante durante el primer año de la pérdida del diente, esta área pierde 25 % de su volumen y continúa así con el paso del tiempo.

Por su parte, la dentadura postiza incluso puede acelerar la pérdida de hueso porque pueden quedar sueltas y el roce contra el hueso gradualmente lo va dañando. En cambio, el implante provee la estimulación para que el hueso natural crezca.

Masticarás sin problemas

Sentirás que estrenas dientes nuevos y volverás a masticar y morder sin ningún tipo de problemas ni dolor. Ya no tendrás que tener cuidado ni seleccionar que tipo de alimentos comes. Y que, una vez que se coloca el implante dental y está bien firme y estable, podrás comer y beber todo lo que quieras.

Mejora tu sonrisa y tu forma de hablar

Las dentaduras postizas con el tiempo no se fija bien, comienzan a moverse, lo que causa que balbucees o no tengas fluidez en el habla. En cambio, con los implantes dentales podrán hablar sin problemas.

Si tienes una dentadura bonita, sonreirás sin problemas y tu autoestima se verá reforzada, ya que no tendrás pudor a reír o hablar.

No tendrás problemas para cuidarlos

Esta es otra de las grandes ventajas de las prótesis dentales, que se cuidan con mucha facilidad, ya que requieren la misma atención que un diente natural, como es el cepillado e hilo dental después de cada comida. Y si quieres, puedes usar un cepillo interdental para llegar a todos los rincones y espacios entre los dientes, encías y fijaciones metálicas.

Y por supuesto, tienes que acudir al dentista con regularidad y una limpieza bucal cuando lo indique el especialista. Además, los implantes dentales te ayudan a evitar enfermedades en las encías, como gingivitis.

Mantiene los dientes adyacentes estables

Cuando hay un espacio porque falta algún diente, los dientes adyacentes se empiecen a mover para cubrir ese hueco. Por ello, cambia la posición de los dientes y puede afectar a las mordida, la posibilidad de masticar bien y, por supuesto, la apariencia. Así, evitarás el hundimiento de la cara y el envejecimiento prematuro.

Otra causa de estos desplazamientos son los dolores de cabeza y de mandíbula.

Noticias Recientes

Comparativa entre implantes dentales, dentaduras postizas y puentesPROCESO DE COLOCACIÓN DE UN IMPLANTE DENTAL